LA PERCEPCIÓN DEL BÚHO

Año: 2013

Material: Acrilico, Óleo y Pastel

Medidas: 120 x 150 cm

Descripción:

El cuerpo humano:

Es la primera vez que vemos en Marzal una reproducción de lo humano tan exacta. En esta serie de cuadros en las que lo humano cobra protagonismo observaremos ya las influencias de la pintura renacentista con la que Marzal entró en contacto directo en Florencia (Da Vinci, Miguel Ángel,…). Como curiosidad, démonos cuenta que ha desaparecido del fondo negro la base azul que en la primera etapa tenían sus cuadros. Esto se debe a que el Marzal adulto, que ya se siente fuerte, renuncia a ese colchón azul de la realidad segura.
Es curiosa esta utilización de lo humano para dibujar lo que resulta ser un búho, un animal sordo conocido, no obstante, por lo desarrollado de su percepción. El único elemento realista es el diminuto pico situado en el centro del lienzo, como una pista para la interpretación (recordemos que Marzal nunca busca ser oscuro, quiere que le entendamos). Una vez más, los ojos nos remiten a las orejas en un juego sinestésico de los sentidos y las partes del cuerpo que los canalizan. Las manos de arriba permanecen abiertas sobre el fondo negro del silencio. Pero la mano de abajo agarra firmemente una bola de sonido.