ENERGÍA DEL CABALLO

Año: 2014

Material: Óleo, Acrilico y Tinta de china

Medidas: 114 x 146 cm

Descripción:

Puede extrañarnos que Marzal quiera incluir este cuadro en el conjunto de la humano; y sin embargo tiene sus razones porque este caballo también es un símbolo de lo humano. El animal está representado en una reducción de la utilidad, es decir, sólo las partes que nos son útiles: la cabeza para dirigirles y las patas para que corran. Es una máquina de correr. Ni siquiera tiene ojos porque el jinete siempre quiere que corra en línea recta, sin distracciones (por eso el punto de cebra en la frente como señal de sentido anulado). Y sin embargo las orejas están erectas, en sentido de alerta. En la sociedad, el ser humano a menudo se ve reducido a su utilidad no se le considera como un ser completo en sí mismo sino como pieza útil (o no) de un engranaje. Esta injusticia social se ceba a menudo con los minusválidos que son piezas «defectuosas» bajo ese criterio utilitarista. El caballo elegido es blanco como los caballos originarios de Dubai, que son famosos por su destacada velocidad.